contema cuarenta y siete

buenoido

Nuestros modelos ya se venden en los cinco continentes. Pero no se engañe: solo nuestro audífono es el único que le regala, minuto a minuto, día a día de su entera vida, lo que quiere escuchar.

Podrá permanecer inasequible a la desesperación ante los rugidos inmundos de la pobreza o el desamor, confundiendo dulcemente cualquier queja externa con un suave agradecimiento por haber depositado su mirada en quien la requiere, junto con una moneda o un beso. Y aunque jamás los diera.

No temerá con los que le advierten del final ni de la inminencia más desagradable, creyendo sus advertencias una invitación a la felicidad y el sosiego –rogamos, eso sí, confíen en su espectro visual para casos de peligro inmediato, que puedan afectar a su integridad, de la que no respondemos, en cualesquiera de los cinco continentes donde vendemos nuestros modelos.

Sonreirá con los que pretenden amargarle con los estragos de la miseria ajena, rociando sus admoniciones con el desayuno diario de su bondad y volviéndolas dulces golosinas, que le colman de reconocimiento y admiración por su espíritu magnánimo, ilustre.

Ante la destemplanza de un insulto, de esa palabra inconveniente, desubicadora, nuestros aparatos proveerán otra, un haz entero de ellas, que prodigarán su buen ánimo, su bonhomía, la luz de sus actos.

No nos hacemos responsables de quienes dicen usar nuestra producción pero no llevan aparato alguno instalado, a pesar de la positividad constante de sus percepciones auditivas.

Nos preparamos, se espera que con ustedes, a ir introduciendo en el mercado el perfecto acompañante de esta brillante creación de la ingeniería: el juego de lentes que solo ven lo que usted quiere ver.

Comprometidos con el producto, mentores y primeros usuarios de estas joyas, permanecemos atentos a sus reclamaciones, que preferenciamos para las unidades de atención telefónica de sus ubicaciones, en la seguridad plena de que serán muy felizmente recibidas: somos todo oídos para usted.

 

(c) félix molina, del texto y la ilustración, 2016

Nota: es el contema 17 de la segunda serie