Las flores del Calendario fm|al

Después de la experiencia que supone la lectura de Extracción de la piedra de la locura o El infierno musical de Pizarnik, sobre el propio Bosco, y William Carlos Williams y sus Pictures from Brueghel, queda siempre la aspiración de reflejar, como el espejo, o más bien como la cámara, fragmentos de este tríptico a la vez medieval y moderno. Están aquí, en estos versículos incluidos en Museo de bellas artes, imágenes inspiradas a alguien de comienzos del siglo xxi por el desasosiego de un pintor del siglo xv.

 

Lateral izquierdo del tríptico

 

i

Fuente crustácea,

abrumada de rosa,

sin más aspiración que la umbría

y otro principio que un

oscuro germinar

de probeta,

un nacimiento

de petróleo

y percebes.

Todo mal

te alimenta,

la oscuridad

del búho

alienta

tu victoria.

 

ii

Alondras, garzas, golondrinas

y el vuelo en espiral,

tan tentativo,

tan canalla

con el aire y la sombra.

Qué luz –¿la que os eleva?–

se envuelve con la brisa

prepotente del vuelo.

Para qué recordar,

al hombre y su derrota,

que cualquier nacimiento

fue raíz, naufragio

en la tierra.

 

Centro del tríptico

 

iii

Un hombre, un pez, un pájaro,

su desvaída carga de muerte

y su aleteo de vida.

No conocemos más razones

que su desnudo vuelo,

la gasa que lo une

al quebrado pigmento

es también la herramienta

de todo su perderse.

 

iv

La manzana, la culpa,

el peciolo

y al mismo tiempo el limbo

de las cosas.

Nacimos apenas

para la garza

del propio

nacimiento.

Y luego todo es interior,

mordisco,

senda.

 

Lateral derecho del tríptico

 

v

Puede la sombra, el fuego,

disfrazarse de oreja y de cuchillo,

recitarnos parejas de dolor

o alacenas de gozo:

recompensa

o castigo.

Aquí nace

el infierno

de cada cual

o la nuez

de su sentido.

 

vi

Una ciudad en llamas,

la luz de sus murallas:

¿habitantes

o almas que visitan

el centro oscuro

y vano

de las cosas?

 

 

 

© félix molina, de Museo de bellas artes

 

 

Anuncios