Punto de luz | Un incierto sentido

Bendigo tu inocencia
de insecto, tu gusto
por colores pastel, el modo en que
te posas en tejidos y en mantas
olvidadas,
las mañanas y el mundo
que caben en tu pulso de vidrio,
la luz, sin más usura,
de cada mota tuya.
Qué celebrar la rosa del segundo,
la colonia del átomo,
el paso que sucede
y que jamás decide.

 

 

© félix molina, Un incierto sentido (pend. pub.): este texto forma parte de la serie de pequeños poemas de 13 versos que se extrañan del mundo, con su mirada de microscopio, como en Datación o Intimidad. El poemita vino a mí una tarde en que transcurría mi media hora de paseo solitario en el patio trasero, durante el confinamiento sin fases. Y el bichito, tal y como se quedó en la ropa tendida, se quedará en Un incierto sentido.