coindetable  p. / Los malditos poetas

 

 

 

A D O L E S C E N T E

adolescente

                        La luz que vive –azul–

                        en el pecho del niño

                        se resolvía en letras

                        –caligrafía, amor.

                        A lo mejor la vida

                        cabía en un cuaderno,

                        lo presumía el alma

                        rodeada de estrellas

                        y de nombres fugaces.

                        Se repetía un sueño

                        –habitación, tesoro–

                        que acababa en guirnaldas,

                        y una música lenta

                        –rosa de la emoción–

                        dulcemente quebraba

                        la memoria veloz.

 

 

(c) félix molina, texto e ilustración (sobre el diario de Ofelia)
Anuncios