Pied Beauty | Gerard Manley Hopkins

 

piedbeauty

Gloria al cielo por su lienzo manchado,
por la piel de su vaca, pacífica, celeste,
por las briznas de rosa que aletean, como peces,
cercanas al incendio del castaño y sus hojas, del pájaro y sus plumas.
Gloria a la tierra, en sus muchos remiendos: sembrado, pasto, labrantío,
hollados por la huella, por hoces, por guadañas…
 
Un todo siempre uno, y dos, sin par y emparejado, diversamente uno,
como aunado en el capricho de sus formas –quién sabe cómo-,
hijo de la velocidad o la quietud, del dulzor o la amargura, del brillo o la ceniza,
de la luz engendrado por Quien no conoce cambio.
Sólo gloria.
 
 
Nota: Se trata de una versión propia del poema Pied Beauty, de Gerard Manley Hopkins (1844-89), incluido en la edición de sus poemas publicada en 1918.
Anuncios