¿Adelante? | ¿Por qué no?

tierradelibros

La cuadrícula temporal, que tuvo su anticipo con la entrada anterior sobre el Calendario fm|al, se complementa con esta especie de guía más o menos aproximada del blog durante el año, por si alguien quisiera prescindir de él o, directamente, seguirlo.

En el zurrón de las desatenciones (que no del olvido) sigo portando a Palindromía –una suerte de certamen–, la Linkoteca o biblioteca de blogs y Tres libros bellos, que por problemas más o menos técnicos y la acostumbrada falta de tiempo no han llegado a romper el cascarón.

Dos subpáginas que empezaron con fuerza y cierto frescor (Literatura y… y No se calle) reclaman también más dedicación, aunque no siempre es fácil el acopio de según qué materiales, poco acopiados.

Permanecerán con intensidad más o  menos pareja las reseñas de literatura y arte que son el cuerpo central del sitio, Mis relatos favoritos (acaso con mayoría de incursiones en el cuento coetáneo) y el Baúl del aire , con la aparición en el horizonte –espero que no muy lejano– de los nuevos contemas.

Como novedad (convengamos en que lo nuevo existe, claro), Tierra de libros, un repaso –sí, particular– a obras canónicas que acabaron demasiado apegadas, quizá, a su continente. Hay de todo, no desesperéis. Desde las andanzas de un conocido desubicado hasta las de un agente comercial venido a menos en el Dublín de principios del siglo XX. Y pasando, para no empestillarse con lo excesivamente consagrado, por un autoproclamado método fotosilábico, una novela-puzzle, las iluminaciones de un poeta francés y otro inglés muy poco decimonónicos (pese a sus fechas de nacimiento) o las de un filólogo del Siglo de Oro español obsesionado con los elefantes. No faltan el Libro de los Libros, el Cuento de los Cuentos (o Aleph), veinte mil leguas de submarino viaje, mil y una noches y mil novecientos ochenta y cuatro años, como para colmar el lote…

(Si se pulsa sobre el globo de la imagen y se escala, podrá obtenerse alguna pista más sobre esto).

También es nueva Memorial de obras inacabadas, que se recrea en la contemplación de obras artísticas y literarias de todo tipo, sin evitar la literatura/arte-ficción de imaginar (o simplemente recopilar, si es que alguien o algo ya las compuso) posibles o improbables culminaciones. Ahí queda.

francisco-de-goya-perro-semihundido-inac

Otras incorporaciones (como un lugar fijo para el Calendario fm|al u otro para las mini-publicaciones que van apareciendo de soslayo en el blog, tal la ampliamente visitada de Yo, el insecto ) son parásitas de material ya precocinado, pero espero que sean útiles para un lector interesado.

Nos vemos en dos mil quince y en la tiniebla –espero que agradable– de fm|al.

Anuncios