Autobiografía – Libro cincoShigeru Mizuki, 2014

portadamizuku

La autobiografía, lo que los críticos de la narratología llamarían el impulso homodiegético, está teniendo un cauce bastante crecido en el cómic coetáneo. Este Mizuki, que se dibuja regordete y bonachón, es un gurú del manga japonés, creador de un personaje (Kitaro) con cierto espíritu crepuscular, frecuentador de cementerios y conjurador de fantasmas. Confieso claramente que no somos muy amantes del manga, a pesar de que mi mujer lo dibuja muy bien (muñecos de ojos grandes, facciones redondas, expresiones quebradizas), pero este mangaka me ha atraído por su vitalidad y a la vez por cierto ánimo de trascendencia que hace singular este tomo contado y dibujado de su vida, primorosamente editado -como es costumbre- por Astiberri.

kitaro-vol-2

Gozábamos de la contrastada y viajada visión de Guy Delisle o incluso de trabajos magistrales e históricos como el de Antonio Altarriba ( El arte de volar )  o las apijamadas memorias del admirado Paco Roca, y ahora nos llega la irrupción fresca y clara de este dibujante japonés de sudorosos personajes que deambulan por este y el otro mundo. Llama especialmente la atención el gusto por la reflexión filosófica hilarante –al más marcado estilo de los novelistas anglosajones de finales del siglo pasado, digamos un Julian Barnes, un B. S. Johnson, o un Flann O´Brien . Lo bueno es que –como todos estos– a quien menos se toma en serio Mizuki es a sí mismo y su retrato de reflexivo soñador de lo divino y de lo humano nos cala hasta el punto de indagar en alguna de sus historietas, para ver en qué quedan sus divagaciones mortales/vitales (qué le vamos a hacer, es el sino de todo lector: intentar descubrir en un autor dejes de su singladura por el mundo).

De este volumen quinto queda el recuerdo de unas viñetas donde el autor acaba sacando cabeza de sus estrecheces y su voluminosa carga de trabajo, auxiliado por un peculiar elenco de asistentes (aquí, más destrozones y despectivos, acabaríamos llamándolos “negros”), que le dejan finalmente algún tiempo para las más deliciosas elucubraciones –el meandro narrativo que abre esta página es especialmente curioso y divertido.

trascendenciamizuku

Mizuki –puede que también el autor de mangas– es a ratos un enciclopédico dibujante, que gusta de recrearse en escenarios históricos japoneses (de hecho dibujó una biografía de Hitler) o en fantasiosos y encantadores retablos, como un Doré oriental.

kitaro-imag

Tampoco desdeña, como los novelistas mencionados, el experimentalismo, lo que en una edad tendente a la del cineasta Oliveira (92 años tiene el japonés, y sumando, plenamente activo), es todo un hermoso hallazgo.

advertenciamizuku

El de un creador que, aun haciéndose cómplice del lector desde el primer bocadillo, no arrincona la experiencia de una narración genuinamente japonesa, tradicional y al mismo tiempo nueva, como en el mejor Kurosawa de los Sueños.

Anuncios