Calendario fm | al 2015

8 de mayo | Jean Henri Gaston Giraud (“Moebius”), 1938 – 2012

mayo2015

Cuatro siglos y pico de nada, la alucinada mente del hombre que mira a las estrellas (en el cine, en la literatura) y un poco más de color –achaquemos su falta al paso del tiempo y a una época fúnebre en sí– le faltaron al bueno de Hieronymus Bosch, El Bosco de toda la vida, para ser Jean Giraud, el Moebius de todos nuestros sueños. hieronymus_bosch_

72ir8n70

El espíritu es el mismo en los dos: ambos son soñadores irredentos, felizmente condenados a reproducir sus visiones en lienzos o en viñetas.  Lo que somos, tangenciado por la muerte y por la vida, enarbolado por la ensoñación y vuelto contra el viento, se resuelve en unas imágenes que no terminamos de explicarnos pero que ya entendimos desde la primera vez que se posaron en nuestra imaginación. Los límites son los de nuestra posibilidad de trascender lo imaginado, de revolver en los cajones del siempre para hallar, ahí, disperso, todo manchado de todo, el universo por soñar. Apenas creo comprender el mundo de este Jean Giraud (1938-2012), que parece tomar el nombre de esa cinta o banda  enigmática que amordaza al infinito. Sus historias me parecen, muchas veces, inconclusas –quizá porque lo son… Como quien intenta descifrar un duermevela, la vaguedad de su hilo, que finge ser discurso, apenas se deja atrapar, como el que quería llevar siempre de la mano el niñito del libérrimo Globo rojo de Albert Lamorisse.

moebiuscabezadesierto

Pero me descubro ante la enorme y bella capacidad para figurar todo lo que, resumido por la imaginación, viene a bañarse en la rivera infinita del ingenio fantástico. Con Moebius he emprendido batallas a las que la finitud de mis horas temporales me ha vedado, he nadado en desiertos de celeste desolación, me he prodigado en seres que aun no conocemos y he inspeccionado paisajes que solo él y algunos otros creadores me sirvieron en su florida bandeja (el inacabable Doré, los paisajistas románticos, un Théodore Géricault y sus desaforados náufragos, Jules Verne; o el Hayao Miyazaki de El castillo ambulante, por fijar aquí  una violenta cesura…). Ni siquiera sé si el mundo Moebius será próximo, futuro o se avecinará con alguno de los que nuestra voraz especie permita. De momento me conformo con paladear sus táctiles sombras, engarzadas en pirámides que atraviesan el espacio, atravesadas por columnas de florales desechos, mil y una veces renacidas a la luz de lo que no es pero ya siempre será.

Una mínima galería moebiusvenecia Moebius35-300x235moebius-piramid moebiuscitroen               Jean_Giraud_lfjm3moms51qbe6me-1-695x532       crushJean_Giraud_moebius2

Nota útil: Para quien quiera hacerse con una de las mejores “ideologías” que pueblan la red sobre Moebius aquí enlazo un breve manual del propio autor reseñado en un genial blog cultural:
http://baupres-mag.com/moebius/
Para quien prefiera un documental de la BBC, aquí coloco este (con subtítulos en inglés):
Anuncios