Diversos libros | Diversos autores

DSC_7030

Flota ya, silencioso terrario de letras y de páginas, rescatado del lineal insulso de la megatienda de muebles y otras vanidades, para elevar trocitos de nuestra vida, de nuestro empeño. Viéndola, sentado desde el sofá, uno siente que la emoción es una laguna realmente poblada por peces muy diversos, un caudal eternamente detenido, fluyente para no dejar de fluir, porque cuando el tiempo nos confunda también quedarán atrapadas, esas voces, esas palabras, en nosotros.

Aquí hay de todo, enredado en nuestras búsquedas y en nuestros reposos (si se pulsa sobre la imagen de arriba los libros son más visibles en su estante):

1El Aleph de Borges, bellamente ilustrado y con una fantasía añadida de Carlos Fuentes, para prolongar cualquier estación: el invierno ya casi inexistente, una primavera demasiado lluviosa, un verano pausado, las caídas de cualquier otoño. Tendrá también sitio en Tierra de libros.

 

 

2Veneno, un cómic fascinantemente negro de Peer Meter y Barbara Yelin, que ocupará también nuestro Desván .

 

 

 

3Las viejas y siempre actuales historias de Shakespeare contadas por los Lamb, en una edición mágica, ya muy agotada para desgracia de cualquier bibliófilo. Una manera muy antigua y nueva a la vez de leer al dramaturgo, fabulador al fin.

 

 

4La antología comentada de poesía española de Francisco Rico. Un compañero universitario que se resigna a abandonarnos, cual muñeco de Toy Story tal vez. El tercer volumen es el más frecuentado.

 

 

 

5Un tomo clásico de interpretación del arte, El Angulo, rancio acaso pero cierto, que no es poco. Es inapreciable el fantasear sobre los colores de las fotografías que reproducen cada obra, impresas en un austero e improbable blanco y negro.

 

 

6El cementerio de Praga, una fábula edificada sobre el delirio de la Historia, de esas que se leen en un par de sentadas. Del genio tramador de Umberto Eco.

 

 

 

7El libro esencial de Pinker, el pensador del lenguaje que tiene twitter, según acabo de descubrir:  https://twitter.com/sapinker.

 

 

 

 

8El volumen con los cuentos de Cortázar, para perderse en él una y otra vez. Ha sido asiduo del blog, y está presente en Mis relatos favoritos y el Calendario, con dos entradas .

 

 

 

9Otros dos tomitos con cuentos de corte clásico (y alguno sorprendente) de la literatura en lengua inglesa. Difícil hallar uno, aun en la relectura, que nos bañe de indiferencia.

 

 

 

10Una colección de cuentos de la tradición más popular árabe, prodigiosamente compilada, traducida, ilustrada y editada.

 

 

 

11La vida de Kafka, vertida en viñetas por Robert Crumb, evangelista díscolo pero eficaz del inesperado e irrepetible asegurador praguense. Tendrá su eco más adelante en el blog.

 

 

 

12Autobiografía, libro cinco, otro cómic, de la serie de autobiográfica de Shigeru Mizuki , de la que ya dimos cuenta: el mundo del cómic por dentro, desde dentro.

 

 

 

13Los cuentos completos, o casi, de Ribeyro, el gran cuentista solapado –o es que la admiración hace de cualquier desatención un olvido doloroso… Alguno ya inauguró Mis relatos favoritos .

 

 

 

14Un compendio de prosa española e hispanoamericana, que siempre viene bien llevar consigo de una vez, aunque por trozos pequeños, estas atalayas de la expresión, pese a la exageración de la cubierta.

 

 

 

15La novela o el juego favorito de Cortázar. Con sus mismas tachaduras en el facsímil mecanografiado de los capítulos no incluidos y convenientemente diseccionada por la sesudez y el cariño, a partes iguales creo. Un libro del que no me desprendo. Y que tendrá su estante virtual en Tierra de libros.

 

 

16Por si acaso. La duda no ofende, sino que enriquece si la elucida este amante del libro que es Martínez de Sousa (http://www.martinezdesousa.net/obras.html), en este diccionario ameno y muy completo.

 

 

 

17Dublinés, una biografía del novelista gráfico Alfonso Zapico, emocionante relato de la singladura de James Joyce y su familia. Joya del cómic y la divulgación literaria.

 

 

 

18Algún consejo fotográfico, puede que básico pero amable, bien intencionado y mejor ilustrado.

 

 

 

 

19El primer tomo de Contemas , a la espera del segundo, su ramificación inminente.

 

 

 

 

Y cerniéndose en la esquina, inquietante como siempre, el reloj, enharinando con su paso toda lectura, cualquier descubrimiento, cualquier pausa.

Nota replicante:
Otro tanto se puede decir –y se dirá– de nuestra videoteca o nuestra discoteca…
Anuncios