contema treinta

06082013374_e R

Es la señal de todas las señales. Ícara de las cosas y los seres, su vuelo no cesó: es tan solo que yace, completa en su sentido, atada levemente a las ramas más altas, menos ciegas. La esperamos y duerme, esquina y sorprendida. La recibimos signo, para alzarse y decir, apenas una estrella de nada, que lo condensa todo. Vive por la palabra pero muere por ella, atrapada en su sello, detenida en su imagen. La luz es hoja, blando cuchillo para su muerte de mentira, porque labrada, rosa de su altura, no deja de ser vida que se desprende lenta, tras solo el pensamiento.

 

(c) félix molina, texto e ilustración

 

Nota: Es el contema cero de la segunda serie.
Anuncios