Calendario fm | al 2016

TLNPM02: ARVO PÄRT, FESTIVAL, ITAALIA: TALLINN, EESTI,10OCT06- 44. Rahvusvaheline Arturo Benedetti Michelangeli klaverifestival 2007.a. Itaalias Brescias ja Bergamos on sel aastal pühendatud BEETHOVENILE ja ARVO PÄRDILE.Kuulsate esinejate seas on ka Tallinna Kammerorkester ja Eesti Filharmoonia Kammerkoor Tõnu Kaljuste juhatusel. Pildil hetk festivali tutvustavalt ürituselt Väravatornis. Helilooja ARVO PÄRT . pl/ Foto PEETER LANGOVITS POSTIMEES

Arvo Pärt | 11 de septiembre de 1935

TLNPM02: ARVO PÄRT, FESTIVAL, ITAALIA: TALLINN, EESTI,10OCT06- 44. Rahvusvaheline Arturo Benedetti Michelangeli klaverifestival 2007.a. Itaalias Brescias ja Bergamos on sel aastal pühendatud BEETHOVENILE ja ARVO PÄRDILE.Kuulsate esinejate seas on ka Tallinna Kammerorkester ja Eesti Filharmoonia Kammerkoor Tõnu Kaljuste juhatusel. Pildil hetk festivali tutvustavalt ürituselt Väravatornis. Helilooja ARVO PÄRT . pl/ Foto PEETER LANGOVITS POSTIMEES

(c) Foto PEETER LANGOVITS

La música se ha hebrado con el viento. Y ahora parece llevar, entre la nube de sus brazos, el aire de los suspiros, la evaporación de los gritos, el aura de las voces apagadas por el odio. Hay zanjas y dolor en los coros, disparos contra la sien negada y pisoteada, munición del hombre contra el hombre mientras la vida se decide, se arrebata. Hay bandejas de muerte que se sirven a la noche de la brutalidad y al insomnio de la ceguera. Hay vallas que, en algún lugar, se ciernen. 

Pero el hombre y la mujer se elevan, como el canto. Son de la misma cúpula que el sol y el cielo. Son del mismo afán que los pájaros y la luz. Tienen su domicilio en la diaria resurrección, en el azar de los pasos y el alimento, pero se encaraman como la hiedra buscando alguna claridad, el alma clara de las cosas, lo finito y lo perpetuo del empeño.

prisioneros

 

Arvo Pärt (1935 –    ) es ante todo, como los compositores geniales, un descubridor. Su música pisa el campo de la conciencia sin temer a las minas de lo sentimental. Hay sentimientos, sí, en sus recreaciones de las grandes formas de la música (conjuntos, magníficats, misas, sinfonías, cantatas), pero también algo como la miniatura de nuestras pequeñas y abandonadas aspiraciones. Nada es grandioso, pero todo es grande en sus composiciones minimalistas, al menos tan grande como lo soñamos. El ámbito de su música es muchas veces el recipiente de nuestros sueños, como en Nuestro jardín, que toma la forma de cantata escolar:

o adopta el cariz de nuestras obsesiones, como en la borgiana Espejo en el espejo, tantas veces escuchada (sobre todo en el cine documental, que recurre una y otra vez a Pärt):

Debidamente se le atribuye un carácter pacificador a lo que compone (ver aquí), consonante quizá con una espiritual respuesta a su amarga experiencia de centroeuropeo o ciudadano del este de una Europa que era sometida con sangre por un puñado de verdugos (era solo un niño cuando se perpetraban las más gloriosas hazañas del millar de años que había de venir).

En la línea de contemporáneos como Górecki o Stockhausen, su música lo es contra toda violencia, contra todo abuso, contra toda fractura que haga de la persona una víctima.

Un documental en inglés es testigo del legado de su creación:

The Lost Paradise

La casualidad, o algo más siniestro, quiso que el músico naciera un 11 de septiembre, con todo lo sangriento que ello ya conlleva. Pero un precioso exorcismo de esa fecha fue esta composición que arrancara a la tristeza de otro once ignominioso para la humanidad:

Circulan en la red versiones “prolongadas” de sus composiciones más famosas, de gran utilidad para que, una vez escuchadas, también siembren con sus notas durante la medida de una hora nuestros entornos. Es otra de las formas de un jardín:

Anuncios