La vida | Nosotros

dosyuno

Para Ofelia y nuestro mundo

 

Un buen día la luz y ya nosotros, su única sombra. El dos ya hijo del uno, de la vertiente doble y misma de las cosas. El alma, pájara del cuerpo, cantora de lo uno y de lo nuestro. La vida afluente de la otra, río en las entrañas y en el cénit. El paso, mecedora de los dos en uno solo. El sueño, almena del común, de la ronda guardada en el pecho, de la voz geminada, del trasegar gemelo.

Y la ausencia ya nunca. Ya jamás. Ya imposible.

 

La música que debió sonar en nuestra boda… Nunca es tarde.

Anuncios