Calendario fm | al 2016

italocalvinoojos

Italo Calvino | 15 de octubre de 1923

italocalvino

Para Ofelia, la rama más bella

 

De modo que ahí estábamos, encaramados en el árbol más alto de la Toscana: el caballero inexistente, el vizconde demediado y yo, Cosimo, el barón rampante. El caballero se las había arreglado para tender con maestría (que otros no dejaban de juzgar impostura) los trozos de su vital armadura en el tocón más recio de la copa del roble que nos alojaba. El vizconde, aún separado en sus dos mitades –ya definitivamente amistadas pero dispersas–, se relajaba con una visual de la campiña y yo, ese apenas yo sin Viola, postergaba mi ascensión definitiva mientras los otros dos fabulados peregrinos de la identidad me intentaban convencer sin éxito de que dejarlo todo asido a un trozo de pergamino propulsado por helio no era la mejor de las soluciones.

calvino2

Así pasaron los días, y las copas de los arboles, hasta que, en resolución, tomaron por mí la mejor de las decisiones: los dos demediados vinieron a ser uno y se vistieron mi jubón, llevándose a la feliz Pamela a su domicilio arbóreo. Y yo, tomando la armadura de Agilulfo, no paré en copa alguna hasta alcanzar los confines de la misma Barcelona, donde me pude valer de mi astucia, y aun de mi arboreidad, para confundir al Hidalgo Don Quijote y suplantarlo allí mismo, y así conté con casi catorce capítulos para evitar su ruina y acabar yo en su lecho, cansado pero henchido de aventuras y, tal y como era mi voluntad, librado al fin de amores.

honoredaumier-donquixoteandsanchopanzahavingarestunderatree  dore

Si una noche de invierno un viajero os pregunta por ellos, decidles que allá están: juntos los demediados y la fiel Pamela y uno Don Quijote con la armadura de Agilulfo: es solo que a Ludmilla se le olvidó incluir esta undécima novela en el lote de sus singladuras.

 

nuestrosantepasados

Los personajes citados en el pastiche anterior sobre Italo Calvino (1923 – 1985) lo son de sus tres novelas de la saga “Nuestros antepasados”, literatura deliciosa, que se lee en poquísimas sentadas (o tendidos) y tiene el poderoso don de la ramificación, regalo para el lector.

Las tres (arriba, descarga-3sus cubiertas) pueden encontrarse vertidas por la armoniosa lengua castellana de Esther Benítez en una serie que hoy se encuentra en casi todas las ferias mencionables del libro viejo. Un cuarto personaje, Ludmilla, es la también ramificadora lectora de Si una noche de invierno un viajero, novela de novelas, y verdadero festín de la mejor literatura, cualquiera cosa que esto sea por los siglos de los siglos.

Las estampas quijotescas son de Honoré Daumier y de Gustave Doré

Como compensación por el retardo de esta fantástica celebración, el secreto que comparto de que el  contema cuatro, de más aire, es hijo directo de Cosimo y de su hurtada decisión (al menos en este pastichito del calendario) de hundirse en los aires:

de más aire, contema cuatro

Anuncios