becquer

Las flores del Calendario fm | al

para Ofelia, también esencia

Gustavo A. Bécquer | Rimas

Toda literatura es también un juego. El que propone esta entrada, previa a la de Calendario sobre Bécquer, es un ejercicio (probablemente fallido) de concisión, y también de cierta distancia, donde envuelvo el vuelo de cada rima señalada (que enlazo en azul a la edición digital de badosa.com) con una suerte de haiku o poemita breve enmarcado en una ilustración de Hokusai o Hiroshige, pintores románticos japoneses y sorprendentes (acaso para nosotros, occidentales) coetáneos de Bécquer. Por supuesto, cada versión no es una traducción, ni de lejísimos, del original. El Romanticismo de Bécquer (como todo final o todo principio: aquí al Sur comenzaba lo que en el resto de Europa empezaba a caducar) es impetuoso, y un poco convulso. La paz declarada de los cuadros orientales y la apócrifa mano que traza estos poemillas en ellos impresos es un borrador trasfigurado de ese impulso, una mota que se posa en las Rimas o su lápida, lo que queráis. Toda literatura es también una esencia.

I

i

VIII

viii

XLII

xlii

L

l

LIII

liii

Nota curiosa:
La rima I, como otras tantas, tiene una muy apreciable versión musical (que puede dejarse sonar mientras esto se lee, por ejemplo) aquí:
Más sobre pintura japonesa, coetánea o no de Bécquer:
La rima XLII es la inspiradora del contema cuarenta y dos, que, tímidamente, quiere versionarla (otro juego literario más). Bécquer, como unos cuantos poetas más, no ha muerto.
Las imágenes con cada poema se han subido a este rincón oscuro con alguna resolución de más, para que puedan utilizarse como buenamente se quiera (salvapantallas, salvamomentos, etc.). 
Anuncios