Calendario fm | al 2017

Gustavo Adolfo Bécquer | n. 17.02.1836

becquer

Vivimos y sentimos en lo dicho, y amante de las formas y sus nubes de dicha o de dolor, Gustavo Adolfo Bécquer nos hizo huéspedes de su prosa (límpida en lo tenebroso) y de su verso (alado en su amargura). Como toda literatura acompañante (la que no nos abandona en nuestro trasiego por la vida), la trama de Bécquer habita en la ensoñación del lenguaje, en la fortuna y a la vez la molicie del nombrar sin decir y después descubrir que se ha dicho.

El rayo de luna, como otras tantas queridas fantasmagorías becquerianas, es una senda hacia esa falacia del destino, esa luz que anima las formas y alimenta las ilusiones para luego, tal vez, sumirlas en la sombra o destronarlas con más luz.

casabecquernoche

Aparte de la mesurada musicalidad, tan natural como un murmullo o un suspiro, del Bécquer de las Rimas (que puede inspeccionarse aquí , tras las versiones orientalizantes de esta flor del Calendario fm | al), las Leyendas suman la belleza de la prosa vaporosa al misterio de lo que se alumbra solo porque se va nombrando. Nadie espere la originalidad de Poe  o la extravagancia de Maupassant , pero sí, siempre, el sentido exacto de lo inexacto, el ala que quiebra el aire pero no llega a fracturarlo, la ventana iluminada por la farola, y a la vez mecida por la oscuridad. Y toda esa incertidumbre hecha, por una vez, mágico nombre.

 

Nota animada:
La animación es, muchas veces, la mejor fórmula para introducirnos en el nimbo o la nebulosa de este nombrar de Bécquer. Esta es una buena adaptación fílmica de una leyenda becqueriana:
 
La fotografía es la de la casa de Bécquer en la calle Conde de Barajas, en Sevilla, envuelta tanto en la luz como en la noche.
Anuncios