Un nacimiento | Muchas felicidades 

Yo soy el hombre
que, de espaldas,
con las manos muy dentro
de raídos bolsillos,
camina hacia lo helado
de la orilla de un río
en un cuadro de Brueghel.

Mi paso es el de tantos
en esa nieve aciaga
de derrotas y empeños
–yo bien pudiera ser
un joven que sonríe
mientras se ata los patines;
un hombre que desangra
a un jabalí; una mujer
a lomos de una mula—

Y sin embargo solo soy
este cuyo rostro no veis
–sin sombra y sin destino,
sin dios y sin creencia—,
este que se aproxima
al frío de las aguas,
quiere mirar al cielo
y ni siquiera sabe
si es mañana o es noche
la que llega.

 

Nota rumorosa:
Sirva este enigmático ‘Censo en Belén’ (1566), de Pieter Brueghel el Viejo, y el poemita ‘Hombre de espaldas’ de Museo de bellas artes (poemario en preparación) para desearos lo mejor en esta noche. De la belleza del cuadro me quedo con sus muchísimos enigmas, su atmósfera gélida (no solo en lo climatológico) y figuras tan humanas como la que da título al poema.

 

© Del texto, Museo de bellas artes, félix molina