Cartas desde América, 6 | J. D. Salinger

Sexta troquelación de estas cartas americanas, dedicada al escritor que se fotografiaba muy poco… al menos hasta cierto momento. Consideremos un símbolo de ese instante este cuentito o alegato.

No, miren, que yo sea un oscuro directivo de la Take and Print Photo Company no me da más derecho a la crítica que a cualquiera. Ni me lo quita. Es un hecho comprobado que el señor Jerome David Salinger, oculto tras las cortinillas de nuestra máquina número de serie TP-615 (como debidamente demandan nuestras instrucciones), ubicada junto al Parque Público Central de Windsor, Vermont, junto a una palomitera, pues bien el antedicho señor se realizó una toma el día sábado 21 de marzo de 1987, con corbata negra de nudo simple y peinado a raya en un lado (les incluyo un ejemplar en su tamaño estándar con mi denuncia).

No es menos cierto que el señor Salinger activó entonces un resorte –cuya desactivación nuestros técnicos ignoran por completo, después de las oportunas revisiones in situ– que genera 66 fotos por hora tamaño cédula de identidad, 33 de pasaporte oficial y 16 de 15 x 10 regalo de la casa (con carcasa de plástico), que nuestra máquina escupe primorosamente después de que se la recarga con papel y tintas fotográficos.

Yo les admito que el señor Salinger sea el renombrado autor de El guardián entre el centeno (aunque la he revisado para este informe y no le encuentro la gracia a Holden Caulfield), de Franny y Zooey o del cuento Un día perfecto para el pez plátano (que tiene castaña el día ese para ser perfecto). Pero también es el cliente que ha generado un 65% de los gastos comunes de la compañía (papel y tinta fotográficos, carcasas con la frase serigrafiada ‘Serénate y toma tu foto’ y 30 visitas mensuales de media de nuestro técnico recargador de Vermont).

Me dicen en su respuesta del 28 del presente que es imposible que este señor, que prácticamente no ha permitido fotografías desde que lo conocen por escribir, sea el causante de este pequeño desastre (hoy estoy de buen humor, voy a llamarlo así) para la T & P. Y yo les digo: paséense por el Parque Público Central de Windsor y verán como campan cientos, miles de retratos suyos, aleteando como palomas por el suelo de Vermont.

Sigue leyendo aquí, en Masticadores:

https://masticadoresarchipielago.wordpress.com/2021/01/15/cartas-desde-america-6-jerome-david-salinger-by-felix-molina/