Calendario fm|al 2021

Agnieszka Holland | cineasta

Sí, es posible que este no sea el mejor de los mundos posibles, pero los y las cineastas se encargan de demostrarnos la segunda parte del sintagma (porque la primera no hay Dios que la enmiende): son muchos y muy variados los mundos, incluso en una misma existencia.

Le gusta a esta mujer cineasta eso de la piel del camaleón, de meterse detrás del biombo de sus personajes y vestirse hoy de poeta, mañana de compositor centroeuropeo, pasado de judío chaquetero (a la fuerza, claro). Yo la descubrí en las prendas de Rimbaud (un Leonardo DiCaprio que nadie conocía; el mejor, para mí) y Verlaine en Vidas al límite (Total eclipse en el original, mejor título, aunque más diáfano). Película que coincide con mi mejor lectura de esa literatura, y que me obligó a mendigar todo lo posible sobre los dos individuos (y cayó entonces todo lo que aquí figura), porque la historia, embelesada con los dos poetas, apenas se prodiga en nada más.

Tengo que decir que el Beethoven de Holland es el que más me convence. Y eso pese a que Ed Harris es para mí una criatura que deambula dando instrucciones con un chalequillo amarillo en una película espacial, pero aquí consigue que me olvide de todas sus interpretaciones. Copying Beethoven no deja de ser un biopic de un romanticismo hollywoodense, pero que nos acerca a unos cuantos palmos de la amargura de este ser único y doloroso.

Con Europa, Europa me doy cuenta de lo meditado de su reflexión sobre el destino de este continente, que ella aquí disfraza de judío errante en todo, en sus pasos y en su determinación. La película es el retrato de la convulsión como forma de vida en un continente penoso durante la primera mitad del siglo XX. Este niño judío –que tan poco tiene que ver con el de Pablo Luna – somos todos, los que no hemos vivido la hoguera del conflicto, pero que quizá nos hubiéramos metido en su esqueleto con tal de salvar el pellejo. Esa es su mayor denuncia: la de nuestra mirada de europeos.

Pero si se me ocurrió traer además a mi admirada Agnieszka a este rincón oscuro de fm|al es porque se ha convertido en otro prototipo para mí de la mujer que crea, con fuerza y con pasión, con inteligencia, a la sombra de un hombre. Así sucedió con el guión de la poderosa Danton de Wajda (1982) o con el Azul de los Tres colores de Kieslowski. Media Polonia cinematográfica. Que la sombra no oculte al genio, a la genia entregada a sus múltiples máscaras, para nuestro disfrute de espectadores.

Nota de resuello: Con la troquelación dedicada a Shirley Jackson mañana se cierra este guadianesco Calendario fm|al 2021.