Otro poema sobre Cernuda | Un incierto sentido

Hay versos que se repiten una y otra vez, como las olas de un océano. Con Cernuda pasa. Y con Keats, en inglés además. Pero, al respecto del primero, su sonoridad, el silencio aplastante, la voz única que sugiere todo lo que dice siempre amanece, atardece y anochece en pensamientos, en escritos… Este texto resulta de un sueño real en una noche real, a la que siguió una mañana en la que tuve que apuntarlo, antes que nada. Lastima que Los malditos poetas esté poco menos que en prensa, porque daba perfectamente la talla. Pero su esqueleto —incierto, con la lógica del sueño— lo ubica a la perfección en Un incierto sentido. Creo.

 

A CERNUDA, ESCONDIDO EN UN SUEÑO

Ya basta, Luis Cernuda,
ya es suficiente
que tus versos se mezclen
con mi prosa
(con mi intento
de prosa cernudiana).
Pero que te aparezcas en un sueño,
en una especie de kermesse
donde la playa comparece
y acá y allá vagamos,
perdidos,
unos cuantos,
que te aparezcas en un sueño
y ni siquiera así,
sombra con sombra,
sea yo capaz de dirigirte unas palabras.
Que tan solo te entregue
unas viejas castañas,
sin el cuchillo que las pele…
Eso ya es demasiado.
Ya puede ser el colmo.

 

 

© félix molina, Un incierto sentido (pendiente de publicación)
Para quien quiera hurgar entre las apariciones de Cernuda en fm|al, aquí monto mi tenderete:
El ocaso, Cernuda
Poetas, amigos y residentes en el 27  
Una amada sombra