Calendario fm|al 2021

Miquel Barceló | pintor y escultor

Titulo así, casi de chiste, para calificar una obra donde el espectador nunca es solo eso. Miquel Barceló (1957) hace uso del aprendizaje de la tradición (impresionismo, expresionismo, Miró, Matisse –pienso en La danza–, informalismos…) como un instrumento para apresar nuestros sentidos y después, como quien no quiere la cosa, dejarnos navegando en un mundo que ya no es ni solo la vida ni el arte solo, un territorio no de nadie, sino de todos, África en Occidente pero también al revés, la literatura en el existir y viceversa.

Lo suyo es trasegar siempre dos mundos, quebrarlos si es necesario, pero expresar con ellos. Se cuentan tantos Barcelós como intereses e inquietudes tiene su obra: es, desde su residencia en Malí, el pintor que abraza lo africano como algo propio (una especie de Rimbaud que hubiera quedado amnésico de su esclavismo y rescatase a golpe de pincel la figura nativa).

También el amante del libro, que cultiva no solo en su serie de bibliotecas (alguna ya apareció antes en el blog), sino en la ilustración de grandes obras literarias (Divina Comedia, Fausto, La metamorfosis).

La sensación es siempre que cualquier formato se le quedara pequeño para ese caudal de expresión suyo, que se continúa en la escultura y en su aplicación arquitectónica. Su trabajo en la Catedral de Mallorca es –quizá junto con las vidrieras de Chagall para varias catedrales e iglesias europeas– una de las más cautivadoras muestras de arte contemporáneo en un entorno sacro.

Si en lo que va –por ejemplo– en Mondrian de Liebre muerta a Manzano en flor (aquí, en el blog de Carlos Menéndez, puede rastraerse mejor) hay todo un peregrinaje del análisis intelectual, parecería que Barceló nunca nos invita a culminar esa evolución sino a disfrutar de ella sensualmente –con los sentidos, gozando incluso la materialidad y los empastes de sus obras–, haciendo del cálido camino, con todos sus accidentes, el sentido mismo de su plástica.

 Nota o videonota:  

Un desaparecido y glorioso programa de la televisión pública (¡ay, qué nostalgia!) le dedicó en los ochenta este reportaje con entrevista a Barceló:

Miquel Barceló en ‘Metrópolis’, 1986

Se puede hacer un ejercicio contrastivo interesante con el Barceló más reciente, en esta videoentrevista de Efe: