tierradelibros

Un repaso a obras canónicas que acabaron demasiado apegadas, quizá, a su continente. Hay de todo, no desesperéis. Desde las andanzas de un conocido desubicado hasta las de un agente comercial venido a menos en el Dublín de principios del siglo XX. Y pasando, para no empestillarse con lo excesivamente consagrado, por un autoproclamado método fotosilábico, una novela-puzzle, las iluminaciones de un poeta francés y otro inglés muy poco decimonónicos (pese a sus fechas de nacimiento) o las de un filólogo del Siglo de Oro español obsesionado con los elefantes. No faltan el Libro de los Libros, el Cuento de los Cuentos (o Aleph), veinte mil leguas de submarino viaje, mil y una noches y mil novecientos ochenta y cuatro años, como para colmar el lote…

 

La cartilla Paláu: Yo leo, tú lees… ellos quieren leer  

Ulysses: Nos queda la palabra  

1984: “1984”: El futuro es ayer  

Tesoro de la lengua castellana o española: De elefantes, rinocerontes y otra fauna  

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha: Al pan, pan… (1 de 2)  

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha: … y al vino, vino (2 de 2)  

Veinte mil leguas de viaje submarino: Celebración del viaje