bauldelairetras

Cortos, muy cortos o demasiado largos. Es lo mismo. Aquí están los que me pidieron apagar la luz del flexo o de la mesilla de noche más tarde, para acabar en la búsqueda de otro que lo acompañase. Escritos con el corazón o con un cuadrante, pero siempre perfectos. Al menos para mí.

«Papeles pintados», de Los cautivos | Julio Ramón Ribeyro

“Mi vida con la ola” (de Arenas movedizas,  en Libertad bajo palabra) | Octavio Paz

«Carta a una señorita en París», en Bestiario | Julio Cortázar

«Una bromita», Cuentos | Antón P. Chéjov

«La verdadera muerte de mamá» (de Los orígenes, en Los objetos nos llaman) | Juan José Millás

La metamorfosis | Franz Kafka

«Mariposas blancas», en Platero y yo | Juan Ramón Jiménez

No oyes ladrar los perros, en El llano en llamas | Juan Rulfo

Tramontana, en Doce cuentos peregrinos | Gabriel García Márquez

«La esfinge», en Narraciones extraordinarias | Edgar Allan Poe

Bartleby, el escribiente | Herman Melville

El guardagujas, en «Confabulario» | Juan José Arreola

Máscaras venecianas | Adolfo Bioy Casares

Destinatarios, en «Si te comes un limón sin hacer muecas» | Sergi Pàmies

El príncipe feliz | Oscar Wilde

«Las mandarinas» | Ryūnosuke Akutagawa

«El ventanal abierto» | Saki

“La lotería” / “Los cicerones” | Shirley Jackson / Robert Aickman

«El dinosaurio» y otros microrrelatos | Augusto Monterroso y varios autores

«Pez volador», en Parpadeos | Eloy Tizón

«El mirall» / «El espejo», en El millor dels mons / El mejor de los mundos | Quim Monzó

La noche. Una pesadilla | Guy de Maupassant

«La aventura de un matrimonio», en Los amores difíciles | Italo Calvino