coindetable p./ Los malditos poetas

 

 

 

 

TERCER AUTORRETRATO JUVENIL

ruisekeats

 

Quisiste,

amante solitario, silencioso,

perderte entre las ramas,

cumplir el sueño viejo

que prometen los pájaros

-el ruiseñor de Keats, la paloma de Alberti–,

dormir en canto eterno

y resurgir parnasos.

 

Aquello

fue, como todo, imposible

y terminaste

héroe de una sola página,

cláusula llorona y sin ritmo.

 

La escalera tercera,

el segundo piso:

todo aquel fue el parnaso

que esperabas.

 

Alguna vez, pasado

cierto tiempo,

dijiste:

“Poesía, única forma

de distanciarse amando”.

Y luego te quejaste

de tu dolor antiguo:

la soledad de siempre,

los amores perdidos.

 

 

(c) félix molina, del texto e ilustración

 

 

Anuncios